Consejo de la Judicatura promueve la autonomía socioeconómica de mujeres víctimas de violencia
Home
Consejo de la Judicatura promueve la autonomía socioeconómica de mujeres víctimas de violencia

convenio fotos web-03 fin-01

 

El Consejo de la Judicatura (CJ) y la Fundación María Amor, firmaron, este 11 de febrero, un Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional y una escritura de comodato, que permite la entrega de un espacio físico dentro del Complejo Judicial de Cuenca, donde se implementará un centro de copiado que será atendido por las mujeres en situación de violencia que son acogidas por esta organización.

 

El evento se realizó en Cuenca y contó con la presencia de autoridades provinciales, locales y religiosas de Azuay, mientas que las autoridades nacionales del CJ participaron desde Quito, de forma virtual.

 

El Director General del CJ, Pedro Crespo, destacó el acuerdo que permite realizar un trabajo coordinado a favor de las mujeres. “Nuestra causa común debe ser la erradicación de toda forma de violencia contra las mujeres (…) Debemos romper patrones culturales inequitativos”, dijo.

 

Con la vigencia de la Ley Orgánica Integral para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres, el Estado ecuatoriano, a través de sus instituciones, tiene el compromiso de adoptar políticas y emprender acciones que permitan eliminar estas acciones, señaló.

 

El doctor Crespo, mencionó que el CJ tiene como cuarto eje de acción el “Fortalecimiento de las investigaciones y sanciones a los delitos sexuales contra los niños, niñas, adolescentes y mujeres”.

 

La Directora Nacional de Acceso a los Servicios de Justicia, Solanda Goyes, destacó el respaldo de las autoridades del Consejo de la Judicatura a esta iniciativa de la Dirección del CJ de Azuay. También agradeció el apoyo de la Gobernación de esa provincia y del Municipio de Cuenca, que implementaron el Módulo Virtual de Medidas de Protección E-SATJE.

 

La doctora Goyes se refirió a la importancia que tienen las casas de acogida, que en muchos casos son el único lugar a los que pueden acudir las víctimas de violencia que no tienen recursos ni familiares.

 

El CJ trabaja para ofrecer el mejor servicio de justicia a las mujeres violentadas, dijo y se refirió a los procesos de formación, a la definición de competencia, al desarrollo de un modelo de atención no revictimizante y a la automatización de los procesos, para que sean más ágiles, en los que traba la institución.

 

La Fundación María Amor surgió por la necesidad de contar con un espacio que reciba a las mujeres que huyen de la violencia, explicó su directora Blanca Pacheco. La tarea de la fundación es aportar a la construcción de una sociedad libre de violencia, por lo que en este espacio se acoge, se da acompañamiento y atención especializada a mujeres, a sus hijos e hijas, sobrevivientes de violencia; ayudándoles en la recuperación, en el fortalecimiento de su autoestima, su autonomía económica y sus relaciones con el entorno.

 

Este tipo de convenios, son alianzas estratégicas que nos permiten seguir trabajando para erradicar la violencia en todas sus formas, concluyó.

 

 

UNIDAD PROVINCIAL COMUNICACIÓN AZUAY